:: Foto Aleatoria ::



Acceso Colaboradores
Usuario:
Pass:

Si estás interesado en colaborar en esta web, o tienes cualquier comentario, sugerencia... puedes ponerte en contacto con el webmaster.


Enlaces de interés:
www.mp3hispania.com
www.gallifantes.com


Los 10 mandamientos del alicantino
28-06-2004

Alicantino, alicantino se puede llegar a ser por diversas maneras: por nacimiento (que entonces no se llega a ser sino que se es), por adopción (que no se es pero que se llega a ser) o por el simple hecho de cumplir la máxima administrativa de que "cada quien y cada cual es de donde paga impuestos" (que entonces no se desearía ser, lo digo por el tema de "la pela"). Pero sea cual sea el origen del oriundo hay unas claves y normas que cualquiera debe seguir si quiere sentirse "de la terreta".

1. Primero: usted debe hablar "malament" el valenciano y castellanizarlo bastante y cuando no sepa como se pronuncia una palabra siga los siguientes pasos: tuerza la boca (normalmente hacia la derecha), estire el labio de arriba y ténselo, ponga la voz grave e imite el acento cerrado del interior de la provincia y a continuación pronuncie algo impronunciable e irreconocible pero que, eso sí, termine es "çes". Si lo consigue enhorabuena, usted ya ha dado sus primeros pasos en el alicantinismo y en la "cultureta" de la terreta. A partir de ahora usted tendrá que añadir, a su recién estrenada pronunciación, una serie de palabras que marcarán su profundo amor por la patria chica: siempre diga "entonçes" (en lugar de aleshores), "paregut" (en vez de semblant), "mosatros" (por nosaltres) y un largo etcétera que cuando alguien le critique usted jugará a cultillo y dirá que habla en "alacantí" o, si lo prefiere y quiere darse el pisto histórico-localista, en "arrabal-rochero", por eso del Arrabal Roig (claro ejemplo de la mezcolanza de idiomas pues en valenciano sería Raval Roig y en español Arrabal Rojo).

2. El segundo es parecido al anterior ya que usted deberá hablar "malament" del valenciano (hay que ver la importancia que tiene una "d"), no como idioma sino de la política que se articula desde la capital de este actual reino taifa con respecto a su segunda ciudad. En esta tierra
Valencia es un ogro omnívoro que nos come y nosotros nos defendemos siendo unos politicastros de barra, cerveza, patatas fritas de bolsa y aceitunas que mientras comemos arreglamos la "Comunitat" en dos horas. Cuando consiga este segundo paso ya puede felicitarse pues está camino de ser un alicantino de pro.

3. El tercero es criticar al alcalde, sea el que sea, y al municipio exagerando sus grandes dotes de político y "solucionólogo" como si de cualquier Sr. Lobo (Pulp Fiction) se tratara. Todo va mal, todos son una panda "pancistas" que vienen a llenarse los bolsillos (pues parece ser que nuestras arcas municipales son equiparables a la Cueva de las Maravillas de Alí Babá) y sólo yo, yo, yo, y siempre yo, soy el único incorruptible y nadie quiere tanto a la "terreta" como mi persona.

4. El cuarto consiste en decir que no podría vivir en otro sitio más que en Alicante, que el clima aquí es inmejorable y que no se imagina como la gente puede vivir sin mar, sin la Cara del Moro y sin el Castillo. Cuando diga esto exagere los gestos y mueva sus brazos como si estuviese lidiando una res brava, hágase oír y hará honor a su alicantinidad", que su corazón se hinche de orgullo y sus ojos derramen
lágrimas de emoción porque "tots som fills del poble".

5. La quinta posición es la más enconada de todas: ser del Hércules. Hable de fútbol aunque no vaya a verlo, critique a los árbitros, a los jugadores contrarios y justifique a los propios, mantenga su listón verbal belicista sobre los entrenadores, junta directiva, y un interminable etcétera que finalizará cuando su melancólica memoria recuerde aquellos gloriosos tiempos del "Hércules de Kempes" en primera división. ¡Ay, qué tiempos aquellos de la juventud! ¡Qué equipo! ¡Cuando aquí venía a jugar el Real Madrid o el Barcelona y no el... (espacio
reservado para que usted ponga el nombre del equipo que desee)!. Pero no se apure, piense que dentro de unos años jugaremos contra el Valencia y eso le levantará el ánimo.

6. Si seguimos en este ranking llegamos a la sexta posición. Posición ocupada por la costumbre reina, típica y tópica de esta ciudad: pasear los domingos por el paseo de la Explanada y la playa del Postiguet. Este tradicional paseo es un escaparate de la fauna que puebla la ciudad que abarca desde los domingueros chandaleros con el periódico local bajo el brazo a los endomingados que pasean despacio para que todos puedan admirar sus modelitos caros y a la moda (en invierno suelen ser abrigos de talonario que pasean bajo un sol de justicia), pasando por los teléfonos móviles cuya prolongación suele ser una persona o los chavales que patinan sobre su pavimento.

7. Pero sigamos con la séptima. Todo alicantino que se precie debe mentir con respecto a la temperatura. Puede sonar un poco "sin sentido" pero esto es lo séptimo a realizar. Niegue, siempre niegue, que en Alicante hace frío. Aquí lo que hace es eso tan socorrido de "frescoreta", la "frescoreta d'Alacant". ¿Cómo podemos pensar que en la casa de la eterna primavera el termómetro también tiene derecho a bajar, aunque sólo sea de vez en cuando?. Eso es una idea impensable para los de dentro pero no para los de fuera por eso hay quien dice aquello de "cullons amb els alicantins que al fret le diguen frescoreta" (o algo así creo recordar).

8. La octava posición está reservada a las obras. Da igual el año que sea o la estación en la que nos encontremos, en Alicante siempre hay que obras a realizar. Si éstas afectan a los enlaces principales o tienen que ver con los accesos a las playas no se preocupe usted, se las encontrará en verano que es, precisamente, cuando más tráfico absorben susodichas arterias de tráfico. ¿Por qué?. Algún mal pensado podría pensar que es porque en esta tierra sentimos la imperiosa necesidad de demostrar al turista que aquí también se trabaja, que no todo es clima y playas, pero si usted lo analiza fríamente compartirá conmigo la opinión que es porque el Ayuntamiento o el Alcalde tiene "musha mala leshe" y le gustan las películas de romanos pues obliga a trabajar, bajo un sol de justicia y un clima infernal, a unos pobres obreros que lucirán en otoño ese socorrido morenito-agroman" cuando en realidad lo que les pasa es que se han quemado los brazos a pleno sol. Usted no se preocupe. En invierno serán las obras del gas, el clabeado de la ciudad, las aceras rotas, o el bache del asfalto. Pero insisto, no se preocupe, cualquier alicantino que se precie debe convivir con ruido, caminar por las aceras como si de una prueba de competición se tratara y pensar que las obras se realizan porque algún politicastro se quiere llenar los bolsillos con nuestros impuestos. ¡Cómo se le ocurra pensar que estas obras son necesarias para el mejor funcionamiento urbano está usted frito!. ¡Un buen alicantino jamás pensará esto!. Si tras advertírselo usted cae en la tentación y su mente cede a tal pensamiento debe añadir la coletilla que tardan demasiado y eso se debe a que algún politicastro se quiere llenar los bolsillos con nuestros impuestos!

9. Si las matemáticas no fallan estamos en la novena plaza y esta la ocupa el tráfico. En esta ciudad es infernal, caótico, la gente aparca en dónde le da la gana, nunca se señaliza cual va a ser la dirección a tomar, es decir, utilizar los intermitentes pues eso da pistas al enemigo, amén de un largo etcétera de infracciones que usted deberá retener en su retina pero no criticar jamás. Además, para seguir avanzando en esta su educación alicantinista deberá coger su vehículo hasta para ir a comprar el pan, aunque la panadería esté a dos manzanas de su casa. Tampoco deberá unirse con los compañeros de trabajo a un "coche escoba" pues aquí cada cual viaja en el suyo, ni se le ocurra subirse en el transporte público pues "eso es para las viejas que van a hacer la compra". Cuando lleve unos meses comprenderá que en Alicante no se circula mal, lo que ocurre es que aquí el tráfico es denso. Tampoco hay colas en verano, lo que pasa es que así te vas entrenando para el sofocante calor de la playa.

10. Y por fin llegamos a la décima y última enmienda que es, aparte de ser la más importante de todas, triple: en primer lugar tendrá que cambiar el "chip" y sea usted de donde sea haga de las Hogueras su fiesta nacional. Debe reconocer que existen otras fiestas, tanto dentro como fuera de la provincia, pero como Les Fogueres ninguna. No digo yo que los San Fermines o las Verbenas de San Isidro no tengan su encanto, pero como las Hogueras... En segundo lugar sitúe estas fiestas por encima de Las Fallas porque en Valencia no se saben divertir, y hace peor clima y de rienda suelta a toda la crítica rabiosa que todo buen alicantino siente hacia la capital. Y por último, para que sea un alicantino completo, nunca diga "las Hogueras" porque todo el mundo sabrá que usted es de fuera, debe decir "larogueras", así cómo suena, todo junto y de un tirón (nunca he conseguido averiguar por qué motivo se produce esta rotatización de silbantes, es decir, la "s" pasa a "r") para impregnar el sello localista a su pronunciación.

Si usted consigue cumplir estos mandamientos de la patria chica es usted un perfecto alicantino, si alguno le falla no se preocupe, con ahínco y tesón lo conseguirá.


Story by Sonicyouz




Stories Anteriores
Sueño de una noche de verano... en Confetti [+]
DVD :: "Good Bye Lenin" [+]
"El día de mañana" by Sheedy [+]
Lecciones de management [+]
Lo moderno está de moda [+]

Más Stories[+]
 



zelofan.net NO se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en los artículos, ni de los mensajes publicados en el foro.

© 2004 - zelofan.net