El perro y el profesor de Shibuya. (Japón, 8 agosto 2008)

Decidimos acercanos al cruce de peatones más transitado del mundo: más de un millón de personas pisan sus rayas blancas y negras diariamente. Tokyo alberga 55 millones de ciudadanos (áreas perifericas incluidas), así­ que no es de extrañar que posea un punto así­.

Pero el primer dí­a que traspasamos su boca de metro y salimos a su cruce, lo que más nos sorprendió no fue el bullicio, ni las pantallas gigantes de televisión, ni el caos organizado. Lo que más nos sorprendió fue la estatua de un perro, a cuyo alrededor acostumbran a quedar y reunirse los jóvenes tokyotas.

La historia cuenta que tiempo atrás existió un profesor de universidad, al cual su fiel perro acompañaba todos los dí­as hasta Shibuya, donde el profesor cogí­a el metro para ir a trabajar. El profesor envejeció y murió, tal como rige el orden natural de la vida. Tras su muerte, su fiel mascota siguió acudiendo a Shibuya todos los dí­as hasta que también murió. El orden natural de la vida…

En memoria de la fidelidad del can, y en recuerdo de un profesor que dedicó toda su vida a enseñar, el pueblo tokyota les hizo ese monumento, en el punto de la ciudad más transitado, y los jóvenes se han apropiado sabiamente del lugar.

Para reafirmar aíºn más la filosofí­a y el respeto hacia el otro de esta cultura que no deja de fascinarme, al lado de la estatua del perro te encuentras con esto:

¿Increí­ble, no? En Japón esta prohí­bido fumar en casi cualquier sitio, incluso en la calle sólo puedes hacerlo en zonas habilitadas para ello.

Leave a Reply

Your email address will not be published.